Fatoumata Diawara (CI)

Fatoumata Diawara, mejor conocida como Fatou, cantante de Mali, nació de padres malienses en la Costa de Marfil en 1982. Desde pequeña participó en un grupo de danza de su padre, ganando mucha fama como bailarina de la frenética danza del ‘wassoulou’, su tierra ancestral en el Occidente de Mali. Fatou, de gran energía y carácter, a la edad de 12 años, rechazó ir a la escuela y convenció a sus padres a dejarla ir a vivir con una tía en Bámako, capital de Mali. La tía resultó ser una muy buena guía y tutora, dándole la estructura que necesitaba. Fatou no volvió a ver a sus padres sino diez años después. Su tía era una actriz, y a los pocos años de estar con ella, Fatou conoció los estudios filmográficos de Bámako. Un director de cine fue cautivado por la bella adolescente y le ofreció un papel en la película ‘Taafe Fangan’ (El poder de las mujeres) en que tuvo que decir una sola línea de diálogo. Esto la condujo en 1999 a tener un papel estelar en la película ‘La Genese’ (Génesis) del célebre director Cheik Omar Sissoko. A los 18 años Fatou viajó a Paris para interpretar el personaje clásico griego, Antígona, en el teatro. Después de una gira con esta producción, regresa a Mali en donde le dan el papel estelar en la película ‘Sia, el sueño de la serpiente’, del director Dani Kouyate. Esta película le dio gran popularidad de Fatou en casi toda África Occidental, en particular en Mali, Guinea, Senegal y Burkina Faso. Una gran cantidad de ofertas le cayeron a Fatou después de este éxito, pero su familia quería que se estableciera y se casara, incluso la obligaron a mencionar en la televisión maliense en vivo que abandonaba su carrera como actriz. En 2002, Jean-Louis Courcoult, director de una renombrada compañía de teatro francesa, La Royal de Luxe, viajó a Bámako para contratar a Fatou en su nueva producción. Una mujer soltera se considera como segunda en la sociedad maliense. Para aceptar el papel que le ofreció Courcoult tenía que obtener el permiso de sus padres. Ellos no aceptaron. Después de muchas dudas y sufrimiento interno, Fatou tomó la valiente decisión de huir y logró tomar el avión en el aeropuerto de Bámako hacia París, burlando a los guardias que habían recibido la historia de que Fatou había sido secuestrada. Fatou asumió una gran variedad de papeles con La Royal de luxe, alrededor del mundo. Entre los ensayos y en sus momentos de calma, Fatou empezó a cantar atrás del escenario solo para su propia satisfacción. El director la escuchó y pronto empezó a cantar como solista en las actuaciones de la compañía teatral. Debido al gran entusiasmo de los diversos públicos que la escucharon, empezó a cantar en clubes y cafés parisinos entre gira y gira teatral. En estas actuaciones, la conoció Cheikh Tidiane Seck, el famoso músico y productor maliense, quien le invitó a viajar con él de vuelta a Mali para trabajar en dos proyectos como corista: ‘Seya’, el disco nominado al Grammy de la cantante Oumou Sangare y ‘Red Earth’ el disco ganador de un Grammy del cantante estadounidense de jazz, D D Bridgewater. Cuando los discos fueron lanzados, Fatou hizo giras por todo el mundo como cantante y bailarina en ambos proyectos. A su regreso a Francia, Fatou tomó el papel de Karaba, en la famosa obra musical: ‘Kirikou y Karaba’. RokiaTraore fue la amiga y cantante maliense de Fatou, quien la invitó a Fatou a participar en la obra y también quien la inspiró a tocar la guitarra. “Para mí esto fue maravilloso y un gran reto: una joven maliense tocando la guitarra acústica. ¿Por qué la guitarra debe ser tocada solo por los hombres?”. Fatou se compró una guitarra y empezó como autodidacta, al tiempo que empezó a escribir sus propias composiciones. En ese momento, hizo ya la decisión de dedicarse enteramente a su pasión, la música. Trabajó para completar un CD de sus composiciones y empezó a grabar demos, con arreglos y letra compuestos por ella, así como acompañándose con la guitarra, la percusión el bajo, el canto solista y coros. Oumou Sangare la presentó al productor inglés Nick Gold y este encuentro resultó en un contrato de grabación con World Circuit para su primer CD de debut. Entre las sesiones de grabación, Fatou encontró el tiempo para colaborar en el proyecto de Damon Albarn, African Express, y contribuyó también en el canto para los CDs de Cheik Lo, Afrocubismo, el ‘Imagine Project’ de Herbie Hancock, ganador de un Grammy, y la Orquesta Poly-Rythmo de Cotonou. El álbum de su debut, ‘Fatou’, fue recibido muy bien por la crítica europea. Estuvo seis meses en el #1 en las listas de popularidad de las radios europeos de World Music, además de estar en #1 en varias de las listas de fin de año y en múltiples encuestas incluyendo las de The Times y Mojo. Después del lanzamiento de ‘Fatou’, participó en el álbum de Damon Albarn y en su proyecto en vivo, ‘Rocket Juice and the Moon’ y también en el álbum de Bobby Womack, ‘The bravest man in the Universe,’ coproducido por Damon Albarn y Richard Russell. En septiembre de 2012, abordó el tren ‘African Express’ con Damon Albarn, Baaba Maal, Amadou et Mariam, entre otros. Este tour fue todo un gran éxito con llenos completos en cada lugar que tocaron. El final del viaje musical terminó en un grandioso escenario de Kings Cross, Londres, en el que Fatou cantó con Paul McCartney.

Discos recomendados

Link

https://www.facebook.com/FatouMusic/